Es, Cervera, un lugar donde la gastronomía tiene una importancia especial, sobre todo, en las fiestas y celebraciones. Cualquier motivo es bueno para reunirse, preparar una buena hoguera y asar lo que apetezca. Ha sido un pueblo con abundantes y buenos productos agrícolas y ha tenido carne abundante ( cordero, cabrito, cerdo...) . Con estos ingredientes la cocina ha sido importante y de calidad. Son importantes los "calderetes", los platos de temporada, aprovechando los productos frescos de la época ( cardo, judía verde y otras verduras ), las pochas ( con distinatas variantes: con codorniz, tordas, con chorizo... ) y ... lo que nos dejamos.
En Cervera es famosa " la pailla", mezcla de calderete y de paella. Con un estilo peculiar, es un guiso, en sartén, a base de patatas, carne  ( admite de todo ), chorizo, caracoles del lugar... y , cuando está casi listo para comer se añade "un puñado" de arroz por encima y... en pocos minutos ¡ a comer !
Llamativos son los platos, de diferentes maneras y combinaciones, a base de caracoles.
Son apetitosos los guisos a base de caza ( guiso de jabalí, patatas con conejo " de monte", arroz con liebre, "tordas a la vinagreta"... entre otros ). En otros tiempos, Cervera fue conocida por sus platos de " pajarillos" ( fritos, con pimientos).
Platos de calidad se preparan con pimientos asados, para comer simplemente con aceite, ajos y sal, o bien como acompañamiento de carnes. Y qué decir del patorrillo, gamoncillos con sangrecilla y cebolla ( ¿ no era " comida de pobres" hace años...?, cabecillas de cordero o cabrito asadas...

No menos importantes son los postres. Tradicionalmente hemos tenido buenas frutas, y aprovechando su calidad y caducidad, se han preparado postres teniendo como ingredientes " los albérchicos " (albericoques), " los durasnos" (melocotones) y el vino, añadiendo azúcar y canela. También se preparan ricas "camuesadas".
Apetecibles, sobre todo en las noches de invierno, son los " orejones" ( trozos de frutas frescas, peladas y secadas al aire del mes de septiembre ) cocidos con higos secos, ciruelas pasas... con azúcar y canela . Ideal para quitar el frío sobre todo si los cocemos con tintorro.

Hoy, en ocasiones, y antiguamente para aprovechar el pan sobrante, se preparan las exquisitas raldillas.

Un dulce desaparecido, prácticamente, son los "olmigos"; esa especie de papilla que preparaban añadiendo ( creo recordar ) al agua caliente harina y azúcar que se dejaba cocer removiendo lentamente y que, una vez cocido, podía comerse templado o bien dejarse enfriar y rociarlo con leche y canela.Hay dulces o "golmajías" típicos de las ocasiones: Los Manguitos, bizcocho, cuya parte superior se cubre con merengue y , sobre todo si va destinado a los niños, se cubre de adornos, bombones y otras figuras de chocolate, anises de colores... Los Rollos, llamados así por su forma redonda, con un agujero en medio ( a modo de corona circular ). Estos dulces son típicos de las Fiestas de " La Candelera " y San Blas ( 2 y 3 de Febrero ). Otros dulces importantes son "las cañas " y las "hojuelas". Para los cerveranos son de sobra conocidos y, para los de fuera, decirles: " que si los prueban... seguro que repiten". Va quedando lejano el tiempo en que nos hacían en casa los ricos polvorones a base de manteca y harina tostada . Hay que destacar las " pastas de tahona ": magdalenas "¿ pastas de leche ?", sobadillos ( recuerdo la bella estampa de la mujer con su cesta de " dos tapas " en su viaje de ida y vuelta al horno en vísperas de fiestas con un "tufillo" que alimentaba ), merengues, sobadas de "chichorras"..., si bien ha pasado a hacerse ya en plan industrial en los hornos de la localidad.
Además de los anteriores, podemos destacar las natillas ( típicas de Jovelardero ), el arroz con leche, la cuajada... elaborados a la antigua usanza. Un postre que se ha ido perdiendo es el calostro ( leche de la cabra inmediata al parto ). Y qué decir de la "leche frita" ...
Tomando como base la almendra, se siguen preparando dulces tan tradicionales como los fardelejos, en plan casero, las "garrapiñadas" (almendras cubiertas de azúcar ), el "turrón duro"... y con las almendras, en plan salado, las famosas "saladillas".
Especialmente en fiestas, o en otras muchas ocasiones, sobre todo en verano, es típico, como en casi toda la comarca, el conocido "zurracapote", bebida que tiene como base el vino, rebajado con agua, al que se le añaden canela en rama y anís cocidos, limones y trozos de melocotones frescos... Se prepara con varios días de antelación y cada preparador suele tener su pequeño toque para darle el punto adecuado. Lo anterior es sólo una muestra de lo mucho y bueno que ha habido y hay por este querido pueblo.