La Producción agrícola en la península Ibérica: 

Las Laudes Hispaniae

  

  Cuando la Península Ibérica entra a formar parte del Imperio Romano, se introducen una serie de cultivos más rentables con vistas al aumento de la producción y a la producción de excedentes. Se utiliza el regadío mediante la construcción de presas y acueductos destinados a embalsar y dirigir el agua. Se generalizan las herramientas de hierro perfeccionadas y adaptadas a unas funciones concretas (por ej. arado con reja), se introducen nuevos cultivos  y se reestructura la distribución de la tierra. Acueducto de los Milagros


            Se llaman Laudes Hispaniae a una serie de alabanzas sobre los productos extraídos de nuestra tierra, tanto agrícolas como ganaderos o industriales. Este término fue recogido por San Isidoro en sus Etimologías.


        Los productos más valorados según esta Laudes eran los siguientes:

Aceite.- Ya introducido por los griegos, fue en época romana nuestra principal fuente de riqueza. El mejor aceite era el de la Bética; también fueron alabadas las aceitunas de la Lusitania por su dulzura, y se sabe que hasta más al norte del Tajo había olivos. Olivar
Vino.- Con una producción muy considerable. Famoso el de la Bética, el del norte de la Tarraconense y el de la Lusitania del Sur. El puerto exportador más importante era el de Cádiz. La explotación era tan grande como la del aceite. También está comprobada la existencia de cerveza (caelia) entre lusitanos y celtíberos. vinedo
Trigo.- Su cultivo estaba extendido por toda la península, excepto en las regiones montañosas del norte. Su cultivo era tan intenso en la Bética que en esta zona costaba una cuarta parte de lo normal. trigal
Plantas textiles.- Se daba el lino, el algodón y el esparto. Con este último se fabricaban maromas, calzados y otros elementos del vestido. También está atestiguado el cultivo de plantas colorantes. algodon
Árboles frutales.- Son muy nombrados la higuera en la Lusitania y la Tarraconense, las peras de Numancia y las palmeras de dátiles. frutales
Ganadería.- Ya en tiempos prerromanos existía una rica ganadería de bueyes y vacas, ovejas, caballos y cerdos. La lana de las ovejas españolas era universalmente famosa, como también lo eran los caballos españoles, alabados por su velocidad y alzado. Otros animales domésticos eran los mulos, gallinas, abejas, etc. ganaderia

vuelta a comienzo de pagina

vuelta a inicio

pagina siguiente