La estructura agraria en el Imperio

    

    La estructura económica del Imperio Romano fue fundamentalmente agrícola, a pesar del carácter urbano de su organización sociocultural.

"La decisiva importancia de la agricultura se desprende, ante todo, del hecho de que la gran mayoría de la población estaba ocupada por el sector agrario...; casi una novena parte habitaba en el campo y vivía del mismo...Se comprende que no era tanto la artesanía, el comercio o el negocio bancario, sino la agricultura la fuente principal del producto social bruto y, en suma, de la riqueza".
(G.Alfödy, 1987)
Imperio Romano



 

La agricultura actuaba como motor de otras actividades económicas: la elaboración de tejidos (lino, cáñamo, lana);     el comercio de productos transformados (vino, aceite); o la producción de las vasijas para almacenar y transportar líquidos.    

Moneda romanaEn correspondencia con la función económica de la agricultura, el criterio decisivo de división social no fue tanto la posesión de dinero como la propiedad de la tierra. La clase dirigente de la sociedad romana se componía de terratenientes y de aquellos que, habiendo hecho su fortuna en otras actividades (comercio, producción, banca) invirtieron sus ganancias en bienes raíces.

Las clases más bajas fueron las dedicadas directamenteestructura social a la producción agraria (Plebs rustica, individuos libres pero sin propiedades) y los esclavos. Existía además un grupo intermedio de campesinos libres con propiedades de tamaño medio, que fueron consecuencia del sistema de reparto de tierras aplicado en las provincias anexionadas y que pretendía evitar tanto la concentración de la propiedad como la desmembración de la misma en pequeñas parcelas poco rentables.

Este sistema de reparto es conocido con el nombre de centuriación, por denominarse centuria cada lote de yugadas o parcelas de tierra. Lcenturiatioa centuriación se realiza tomando como base los ejes máximos de la ciudad de la que dependía el territorio, el cardo (eje N-S) y el decumanus (eje E-O), prolongándolos y estableciendo un damero de parcelas rectangulares. Una vez delimitado el ager publicus de uso comunal, estas parcelas se entregaban a cada beneficiario. Lo frecuente fueron parcelas de 200 yugadas, equivalentes a 54,4 Hectáreas (1 yugada = 0.25 Hectáreas). Existieron excepciones como el caso de Emérita Augusta, cuyas centurias equivalían a 400 yugadas, el doble de la asignación normal.  

A pesar de la racionalidad y equidad en el reparto de tierras, enseguida se latifundiodieron casos de concentración de la propiedad rural durante el Alto Imperio, especialmente en Italia y en las provincias Mediterráneas (Sur de Hispania y Norte de África). Comienzan a aparecer asentamientos o explotaciones agrícolas en forma de grandes fundi cuyas producciones estaban encaminadas a abastecer las ciudades y la creación de excedentes para su comercialización.

Los propietarios de fundi fueron en todo caso miembros de la clase dirigente. De hecho, sobre todo durante el Alto Imperio, s.I-III, gran parte de  las explotaciones agrarias estaban en manos de  un capataz (uilicus), que hacía las funciones de administrador, mientras el propietario vivía en la ciudad y sólo durante cortas temporadas  utilizaba las estancias de la villa.

esclavosLa mano de obra utilizada para las faenas agrícolas era generalmente esclava, porque con ella se rentabilizaba la producción. Sin embargo, a medida que  disminuyen las campañas bélicas, el aporte de esclavos fue cada vez menor, hasta llegar a ser insuficiente  para las grandes explotaciones. Su lugar fue ocupado de forma progresiva por mano de obra libre bajo el sistema de colonato: el colonus tomaba en arriendo una parcela de tierra a cambio de una renta que entregaba al señor.

A partir del s.III y, a raíz de  los profundos cambios sufridos por la estructura social y política del Imperio (invasiones bárbaras, creciente importancia del ejército en el poder, regresión de la vida urbana, etc)  aumentaron las grandes propiedades latifundistas, únicas que pudieron resistir la crisis económica, en detrimento de la pequeña y mediana propiedad.

En lo social el sistema del colonato se afianza y la explotación de los latifundios es llevada por una mano de obra libre con una creciente dependencia del señor. Hasta el punto de que a mediados del s.IV se considera al campesinado con adscrito a la tierra, sin derecho alguno a la propiedad y sometido a la potestad de su señor. Se forma así una población en torno a las grandes explotaciones dependiente de un dominus (señor), que administra justicia y en calzadamomentos de inseguridad llega a contar con un ejército propio. Estamos, pues muy cerca, de los señores feudales y de la relaciones sociales propias de la Edad Media.

Extremadura fue conquistada por los romanos en el 194 a.C. y romanizada más tarde hacia el año 25 A.C.. Por esto, y como recompensa a los soldados, fue entregada a las Legiones V, Alude y X Gemina una colonia y un inmenso territorio en el que quedaba incluido Montijo.

Se aprovechó el paso de la calzada que iba de Mérida a Lisboa para someter a las tierras de las Vegas Bajas a una metódica, racional e intensiva explotación agrícola, dedicándolas al pastoreo, siembra de cereales  y explotación olivarera o vinícola. La buena fama de la aceituna de la zona provocó la construcción de numerosas villae, que han ido apareciendo con el paso del tiempo.

En las Vegas Bajas, la división del territorio se hizo atendiendo al  sisteVegas Bajasma de yugadas. Cada yugada se entregaba a una familia para que fuera dividido proporcionalmente entre sus miembros. Sin embargo, en las márgenes del río, el sistema de reparto fue distinto: En un principio fueron considerados terrenos de utilidad pública (zona de bosques y pastos). Posteriormente  se fueron repartiendo en pequeños lotes, inferiores a los de otras zonas.

Unidad de Superficie Romana Equivalente
1 Yugada 0,25 Hectáreas.


vuelta a comienzo de pagina

vuelta a inicio

pagina siguiente