Departamento de Griego
 I.E.S. Vegas Bajas 
Tema elaborado por José Carlos García de Paredes Olivas, , Profesor del I.E.S Cuatro Caminos de Don Benito  
  

 

I. INTRODUCCIÓN HISTÓRICA 

Graecia capta fervm victorem cepit
et artis intvlit agresti latio.

Horacio, Epístolas, 11, 1, 156-7

Filipo VTras la derrota de Aníbal en la segunda guerra púnica, los romanos organizaron una campaña de represalia contra el rey Filipo V de Macedonia, que había mantenido una alianza con los cartagineses a causa del temor que le inspiraba el creciente interés de Roma por el Mediterráneo Oriental.
La victoria sobre los macedonios en Cinoscéfalas (197 a.C.) llevó al general Quincio Flaminino a proclamar la libertad de todas las ciudades griegas. Sin embargo, enseguida se produjeron levantamientos contra los romanos; el más importante fue el del rey macedonio Perseo, hijo de FilipoV, quien, derrotado en la batalla de Pidna (168 a.C.), cedió definitivamentente a Roma la supremacía sobre Grecia. La destrucción de Corinto (146 a.C.) castigó la última tentativa griega de rebelión. Grecia se convirtió en provincia de la República romana.
En el siglo I a.C. los romanos continuaron sus conquistas: se hicieron con el dominio del reino de Pérgamo y libraron una guerra contra Mitrídates, rey del Ponto (en la costa meridional del mar Negro), a quien venció el futuro dictador Lucio Sila.
Julio CésarDesde mediados de siglo, Grecia se convirtió en el escenario de los enfrentamientos civiles entre los romanos: en el 48 a.C., Julio César derrota a rival Pompeyo en Farsalia (Tesalia); en el 42 a.C, Marco Antonio y Octavio triunfan sobre los asesinos de César, Bruto y Casio en Filipos (Macedonia); y en el 31 a. C., Marco Antonio y la reina de Egipto Cleopatra son vencidos por Octavio en el combate naval de Accio (frente a la costa occidental de Grecia). Octavio adoptó el título de Augusto y con él se inicia la época del Imperio.
Durante este período, Grecia conoció un momento de paz y estabilidad política. Entre los sucesores de Augusto hubo grandes amantes de la cultura griega. El emperador Adriano (117-138 d.C.) promovió un ambicioso programa de construcciones por toda Grecia, algunas de las cuales pueden admirarse todavía: el pórtico de la Biblioteca y el templo de Zeus Olímpico, ambos en Atenas. El emperador Marco Aurelio (161-180 d.C.) fue seguidor de la escuela filosófica estoica. Recogió su pensaConstantinomiento en la obra de contenido moral Meditaciones, escrita en griego.
Cuando Constantino (324-337 d.C.) se hizo con el poder definitivamente tras poner fin al sistema de sucesión instaurado por Diocleciano (la tetrarquía), decidió trasladar, por razones estratégicas, la capital del imperio a la antigua Bizancio, que a partir de entonces recibió el nombre de Constantinopla ("ciudad de Constantino"). En el 330 d.C. tuvo lugar la instalación oficial de las autoridades. Sobre la nueva ciudad gravitaba toda la actividad del Imperio: capital política, sede religiosa (Constantino se había convertido al cristianismo), centro intelectual y económico del Mediterráneo oriental.
Imperio Romano de OrienteA la muerte de Teodosio (395 d.C.) heredaron el trono sus dos hijos y el Imperio quedó dividido en dos partes. El Imperio Romano de Occidente sucumbió en el 476 d.C. a las invasiones de los bárbaros; el Imperio Romano de Oriente sobrevivió durante toda la Edad Media hasta 1453 en que Constantinopla fue conquistada por los otomanos, dando nacimiento a la Edad Moderna. Los habitantes del Imperio de Oriente, a pesar de hablar griego y de contener en las fronteras de su imperio el territorio de la Hélade, se consideraban herederos de la Roma clásica, y se designaron a sí mismos en todo momento como romanos. La historiografía occidental del XIX, para evitar confusiones, dio a este imperio el nombre de Imperio Bizantino, que alcanzó su máximo esplendor bajo Justiniano (siglo VI d.C.). En él se fundieron la cultura de la tradición grecorromana con el Cristianismo en una interesante síntesis.

top

1. LA ÉPOCA. LA SOCIEDAD

La novela surge en el ambiente cultural de la época helenística. En las grandes urbes, el hombre se acostumbró a vivir con gente de otras culturas; se sentía solo e inseguro en un mundo demasiado complejo y, a diferencia del hombre de la época clásica, se volvió individualista.
Las condiciones políticas eran inestables. Las guerras, las ocupaciones, las luchas internas por el poder en los reinos eran continuas. Las tensiones entre los diferentes grupos étnicos y sociales eran constantes. La piratería aumentaba cada día en el Mediterráneo y los esclavos eran el botín y la fuente de ingresos más importante. Ante esta inseguridad individual, se busca la felicidad: los cínicos, en la carencia de todas las necesidades; los epicúreos, en el hecho de no tener tensiones ni emociones; los estoicos, en la virtud y el cumplimiento del deber; pero, la gran mayoría de gente, en la astrología, en la magia y las religiones mistéricas que prometen la salvación, entre las que cabe destacar el culto de la egipcia Isis.
Diosa FortunaOtro fenómeno típico de la época es la fusión de religiones: el sincretismo. Así, Zeus se identifica con el Júpiter romano, con el sirio Baal o con el egipcio Amón-Ra; Ártemis, con la gran Madre de Asia Menor. Sobreviven, de esta manera, algunos dioses olímpicos: Zeus, Apolo y Dióniso son todavía objeto de devoción. Fortuna, que había comenzado a tener importancia en las tragedias de Eurípides, es ahora constantemente invocada.
Los habitantes de Alejandría y de otras ciudades del Mediterráneo oriental fueron, sin duda, los primeros lectores. En el siglo II a.C., todavía se escenifican las obras de Menandro y Eurípides; pero las representaciones teatrales sólo eran accesibles para una audiencia privilegiada. Además, hay un grupo de población, que incluye también a mujeres, que ha incrementado su capacidad de leer y de escribir: es el de los ciudadanos griegos o helenizados, que trabajan en profesiones liberales, en el comercio, etc. Hay que establecer un paralelismo entre la novela griega, dirigida mayoritariamente a las mujeres o a la gente de espíritu romántico, y las series de televisión (los llamados popularmente "culebrones").
La novela respondería, en consecuencia, a las exigencias de un público muy variado, anónimo, y tendría como única finalidad distraer y emocionar a este público nuevo, ilustrado y escapista. Todo esto explicaría el hecho de que la novela no presente problemas reales, sino un mundo lejano a las circunstancias históricas, donde hay tensiones, peligros y sorpresas para emocionar al lector; pero todo acaba con un final feliz.
Más adelante, en época imperial romana, las condiciones sociales, culturales y religiosas del período helenístico subsistieron: el griego continuó siendo la lengua de cultura en el Mediterráneo oriental, a pesar de que el latín fuese la lengua de la administración y del ejército. Las grandes ciudades crecieron, las religiones mistéricas florecieron y entró en escena el cristianismo. Pero también hubo nuevas tendencias culturales, como es el caso del renacimiento cultural griego que se conoce con el nombre de segunda sofística y que fue facilitado por la actitud filohelénica de los emperadores romanos. La educación griega es la mejor y su base es la retórica, que formaba y cultivaba el espíritu; era para el alma lo mismo que la medicina y la gimnasia para el cuerpo. La literatura del período clásico fue el modelo para toda creación literaria, y el resultado es una producción reaccionaria en palabras y en pensamiento; artística, pero a la vez artificial. Si bien hoy no creemos que la novela griega naciese en las escuelas de retórica, sin duda alguna las novelas más tardías y sofisticadas encontraron sus lectores y autores. Las reglas linguísticas y estilísticas de la retórica influyeron en Aquiles Tacio, en Longo y en Heliodoro, que utilizan una cuidada prosa artística con digresiones, discursos y sutilezas, mientras que en Jenofonte de Éfeso el aticismo es sólo un barniz.
Dafnis y CloeLa novela, gracias a la segunda sofística, adquirió un relieve literario que le hizo ganar lectores en círculos literarios y, a la vez, perder su amplia popularidad. Posteriormente, posibilitó que los bizantinos, que en un primer momento abrazaron los mismos principios de la segunda sofística, leyeran y conservaran las novelas sofísticas y éstas fuesen las que triunfasen en Europa occidental en los siglos XVI y XVII.
La novela ocupa el último lugar en la sucesión histórica de los géneros literarios en Grecia (épica, lírica, drama, relato histórico y filosófico). Ninguna preceptiva literaria antigua calificó la novela como género; por tanto, no se fijó ninguna regla de composición canónica; así, en las novelas, se encuentran mezclados el verso y la prosa, el lenguaje cotidiano y la estilización poética, las descripciones líricas, las geográficas y las filosóficas, el diálogo directo y el epistolar, la narración en primera persona y la impersonalidad descriptiva. La novela fue un producto literario tardío (que surgió hacia finales de los siglos II-I a.C.) y destinado a un público heterogéneo, una literatura de masas. Su origen popular, con poco prestigio, hizo que no fuera considerada verdadera literatura y que no gozase, por tanto, del status de género literario.
La cronología tradicional de la novela griega ha sido, durante mucho tiempo el siglo II d.C., su momento culminante. Según esto, la novela fue un producto tardío de la época imperial y debería adscribirse en la práctica retórica de la segunda sofística. Sin embargo, el descubrimiento de unos fragmentos papiráceos de contenido novelístico que han sido datados entre el siglo II a.C. y el IV d.C. han obligado a adelantar su cronología.

2. ANTECEDENTES DE LA NOVELA

La novela recibió influencias literarias de la épica, de la historiografía, de las narraciones de viajes, del drama, de la poesía erótica y de la retórica de su tiempo.Circe
La novela es heredera de la épica en lo que se refiere a la función y a la estructura y también desde un punto de vista histórico y cronológico, a pesar de que pertenezcan a sociedades diferentes. En la Odisea hay una serie de episodios que constituyen una trama novelesca: los largos viajes de Odiseo por países lejanos y fantásticos; sus asuntos amorosos con Circe, Calipso y Nausica., antes de reunirse con la fiel Penélope; los episodios con los lotófagos, los lestrigones y el Cíclope. Homero ha sido para los griegos el punto de partida de toda creación literaria. Los novelistas tomaron elementos de la técnica narrativa de la épica: comenzar in medias res; el método de delegar parte de la narración en algunos personajes; la narración contigua de dos acciones simultáneas; el uso de oráculos, de presagios, de sueños y de otros tipos de predicciones; la técnica de la expectación, que consiste en hacer decir al narrador lo que pasará y cómo acabarán los acontecimientos; por consiguiente, al lector no le interesa tanto lo que tendrá lugar como la manera en que sucederá.
De la historiografía, el primer género griego en prosa, la novela recibió la influencia más profunda. Ahora bien, "historia" ha de entenderse aquí en un sentido amplio que abarque también la descripción de viajes en que interviene el componente geográfico y etnográfico. Además, el historiador podía inventar hechos, mientras fuesen creíbles; así, Heródoto, el padre de la historia, narró extensos pasajes de asunto legendario, cuentos, historietas, etc.; Jenofonte escribió una biografía novelesca de Ciro, la Ciropedia, en que se halla la historia de amor de Pantea y Abrádates. Por tanto, la novela se relaciona con la historiografía en cuanto a la forma; pero no por la intención, ya que no pretende ser creída como real. La novela de Caritón, Quéreas y Calírroe, es la más influida por la historiografía.
Otro género típico del período helenístico son las narraciones de viajes fantásticos, historias etnográficas y paradoxográficas de pueblos y lugares extraños, que ya se encuentran en la Odisea ( el encuentro de Odiseo con la maga Circe o con el Cíclope) o en el viaje de los Argonautas de las Argonáuticas de Apolonio de Rodas. El motivo de los viajes en las novelas es un movimiento entre lugares de acción, limitados al Mediterráneo, con límites en Mesopotamia al este y Etiopía al sur. Los peligros de los viajes ya no son monstruos marinos sino piratas y tempestades. Sin embargo, hay un libro que se sitúa justo en medio de las narraciones de viajes y novelas: Las maravillas más allá de Tule, de Antonio Diógenes (probablemente del siglo II a.C.), en que el viejo protagonista, Dinias, cuenta a un amigo las aventuras increíbles de su juventud junto con episodios sentimentales.
MedeaEl amor y el sentimentalismo se entrelazaban en la trama de la novela romántica. Ya desde las tragedias de Eurípides (la apasionada Medea o bien el puro y casto Hipólito), el tema amoroso se había ido introduciendo hasta en la tragedia tardía, así como en la comedia burguesa de Menandro; pero fueron los poetas alejandrinos -Calímaco, Apolonio y Teócrito- quienes recogieron las leyendas locales que trataban la fortuna cambiante de jóvenes amantes y las transformaron en poemas sentimentales. Algunos de los motivos y la forma que adoptaron en la poesía alejandrina muestran un parentesco con las historias de amor de las novelas: la belleza sobrehumana del joven héroe y de la heroína, su primer encuentro en una fiesta religiosa, el amor que estalla entre ellos ... Algunos novelistas se inspiraron en estos poemas alejandrinos; pero también estaban a su alcance las leyendas locales.
Otra posible influencia es la de la novela breve. Sin embargo, cuento y novela son fenómenos independientes. El cuento es predominantemente realista, de marco histórico, sin contornos, y más antiguo que la novela; desde el siglo V a.C. había colecciones de cuentos humorísticoAsno de Oros: un ejemplo es el relato de Aristófanes en el Banquete de Platón. En época helenística, se originaron recopilaciones como las Historias Milesias de Aristides (siglo II a.C.) que evidencian la autonomía que ha conseguido el cuento, y después seguirá su camino, con caracteres autónomos e independientes, como lo demuestran las narraciones de Petronio (Satiricón, siglo I d.C.) y Apuleyo (las Metamorfosis o el Asno de oro, siglo II d.C.).
Finalmente, convendría mencionar la influencia de la retórica. Se ha visto en la conjunción del motivo amoroso con los viajes de aventuras un producto de la segunda sofística (siglo II d.C.). Aunque los descubrimientos papiráceos hicieran descartar su teoría sobre los orígenes de la novela, lo cierto es que la segunda sofística influyó en novelistas tardíos como Heliodoro o Aquiles Tacio, que hacían ostentación de cultura y preciosismo literario siempre que podían.
En conclusión, cada uno de estos elementos ha contribuido a conformar la novela griega, a proporcionarle esquemas, tipos y temas hasta el punto de que sería posible escribir, desde la perspectiva de la novela, una historia de casi toda la literatura griega desde la Odisea.

3. CARACTERÍSTICAS

Si la novela, en términos generales, no es ni más ni menos que una manifestación de la sociedad que la cultiva, hay que considerarla heredera de una época de crisis, lo que explicaría la voluntad del novelista de edificar un mundo ideal, donde sus personajes puedan actuar libremente y complacer a un público escapista. Este mundo ideal configura un mismo esquema argumental en la novela griega: unaAtalanta pareja de jóvenes, después de un enamoramiento repentino, se casan; pero tienen que separarse y superar una serie de aventuras melodramáticas por países lejanos antes de reencontrarse y vivir felices.
Ahora bien, hay una serie de condiciones básicas para ser héroe o heroína de una novela griega. Los protagonistas deben ser adolescentes de una belleza excepcional y fieles al amor. Si bien no aparece un tipo bien definido de belleza, acostumbran a ser rubios y de mirada resplandeciente. Su belleza es causa de constantes peligros y pasiones. Tanta es la hermosura de las heroínas, que son comparadas con diosas como Ártemis o Afrodita, e incluso son confundidas con una aparición divina. Los protagonistas también se parecen a héroes como Aquiles o Hipólito.
Inspirado por la belleza de los protagonistas, surge el amor, tema por excelencia de la novela. El amor se proclama grande y puro, perfecto y duradero, y más fuerte que todos los afectos familiares. Los esposos o enamorados se ven separados y asediados por la mala fortuna; son llevados por mar y por tierra a países lejanos, donde soportan largas aventuras y episodios melodramáticos que ponen a prueba su castidad y fidelidad. El amor es concebido como una enfermedad, como en el Hipólito, de Eurípides. El hombre griego de la época de la novela ve en la mujer a una compañera capaz de amar y de respetar; sin embargo, todavía se siente ligado a los conceptos arcaicos o clásicos y, a pesar de Hipolito y Fedratodo, cree que el amor es una enfermedad, un sentimiento irracional e incontenible, que puede comportar grandes desgracias, y lo asimila a Eros, un niño juguetón, vengativo y caprichoso. El amor espiritualizado como valor supremo de la vida, teniendo como virtudes la castidad y la fidelidad, además de un final feliz, es un rasgo de estilización femenina. En la persistencia patética, casi inhumana, con que los héroes de novelas se aferran en su castidad, hay una intención moralizante que encuentra coincidencias con algunas tendencias religiosas de la época, como la devoción a Isis, esposa y madre amante; sectas gnósticas de los siglos I y II que condenan toda relación sexual, incluso en el matrimonio, o el cristianismo. En esta idealización, también puede haber influido una reacción moral, como la apoyada por Augusto en Roma contra la disolución de las costumbres y los relatos licenciosos. Así pues, frente a las Historias Milesias de Aristides (siglo II a.C.), la novela de amor y de aventuras representa un gran puritanismo.
El tercer elemento capital en las novelas es la aventura, es decir, las circunstancias imprevisibles que impiden, de momento, la felicidad de los protagonistas. Ya en la Odisea encontramos aventuras viajeras y de amor, así como en las Argonáuticas, de Apolonio de Rodas, con el amor de Jasón yArgonautica Medea. Toda novela griega es un entramado de peligrosas peripecias (naufragios, raptos, etc.) que ponen a prueba la firmeza y debilidad de la pareja central en su amor mutuo y los llevan hacia un final feliz. La literatura de viaje es una literatura de evasión y, como tal se sitúa en un mundo utópico.
El lector de las novelas quiere emocionarse y la novela se transforma en una carrera de obstáculos hacia la felicidad y el encuentro de los amantes. Se llega a un notable patetismo y a una expectación para acabar con un final feliz: el héroe y la heroína consiguen unirse felizmente en matrimonio. Podemos definir la novela griega como género de evasión que no pretende formar al lector, sino distraerlo y emocionarlo.

4. PRINCIPALES OBRAS Cariclea

Sólo se conservan cinco muestras, que pueden ordenarse cronológicamente así:
- Quéreas y Calírroe, de Caritón de Afrodisias (siglo I a.C.).
- Efesíacas o Antea y Habrócomes, de Jenofonte de Éfeso (siglo I d.C.).
- Leucipe y Clitofonte, de Aquiles Tacio (siglo III d.C.).
- Dafnis y Cloe, de Longo de Lesbos (de las postrimerías del siglo II d.C.).
- Etiópicas o Teágenes y Cariclea, de HeIiodoro de Émesa (siglo III o IV d.C.).
Por otro lado, conocemos los resúmenes de otros dos textos novelescos: Las maravillas más allá de Tule, de Antonio Diógenes (probablemente del siglo II a.C.), y las Babilónicas, de Yámblico (del siglo II d.C.). Hemos de añadir a estos títulos un breve relato de tradición judía, Josef y Asenet (del siglo I d.C.); la novelesca Vida de Alejandro, redactada por el Pseudo-Calístenes (que conservamos en una versión del siglo III d.C., pero cuyo prototipo debe remontarse al siglo II a.C.) y las Historias verdaderas, de Luciano (siglo II). Además, los fragmentos papiráceos nos confirman una docena más de novelas. Son textos breves, pero han sido fundamentales a la hora de fijar la cronología general y para constatar la variedad y la amplia difusión del género. Las principales obras que podemos conocer son: Nino y Semíramis (siglo II a.C.); Metíoco y Parténope (siglo I d.C.); Yolao (siglo I); Sesóncosis (siglo I o II); las Fenicíacas, de Loliano (siglo II).
Las cinco novelas conservadas tienen como núcleo la historia de amor de sus protagonistas; además, se incluyen en la narración viajes y aventuras por un vasto escenario geográfico, con la única excepción de Dafnis y Cloe.
Dafnis y Cloe, de Longo de Lesbos, se singulariza por su escenario, el bucólico paisaje de la isla de Lesbos, y por renunciar a uno de los ingredientes habituales de la novela, el viaje, a cambio de desarrollar mejor el argumento erótico, que es una dimensión de la naturaleza. Así pues, la vivencia erótica sigue eDafnis y Cloel curso de los ciclos naturales. El camino hacia el descubrimiento del amor toma la forma de una iniciación bajo el poder de Eros y la presencia divina es constante. Los dioses que protegen los tiernos amores de los adolescentes son divinidades bucólicas: Pan, las Ninfas, Dioniso, Eros ... En definitiva, Longo consigue una nueva fórmula combinando el género bucólico o pastoril con el modelo de la novela precedente. De todas maneras, la novela de Longo no tiene un marco histórico como la de Caritón o la de Jenofonte, sino que es completamente atemporal. Si las novelas de amor y de aventuras son una evasión de la realidad, en el caso de Longo será preciso hablar de una ficción ética y de una verdadera evasión ética. Es obvio que la intención del novelista es trasladamos a un ambiente lo más lejos posible de la vida cotidiana, de la geografía real y del tiempo concreto del lector, un ambiente lleno de ingenuidad, en que el amor nace. Estilización e idealización son los grandes rasgos del arte de Longo. La novela es un cuadro perfecto de la vida de la naturaleza: renueva el mito helenístico y teocriteo de la vida simple, en armonía con la naturaleza, idealizada y embellecida hasta llegar a ser casi un mito. El argumento de Dafnis y Cloe no es complicado e, incluso, tiene unidad de lugar: se excluye, por tanto, la lejanía, y la narración se enmarca en la isla de Lesbos, cerca de Mitilene. Las aventuras y los obstáculos para la unión de la pareja son puramente recursos episódicos; y el motivo de los niños abandonados y de la anagnórisis final -derivación de la comedia nueva- es un factor secundario. El auténtico tema de la novela es, pues, la inclinación mutua de los dos jóvenes, la ingenuidad de su pasión. Longo no tuvo éxito durante el período bizantino; su fama comenzó en el siglo XVI. Más tarde, fue muy admirado por Goethe.

top

BREVE ANTOLOGÍA  

LÍRICA PRELITERARIA 

Elogio de los relatos de ficción

Luciano, Relatos verídicos I 1-4

Ὥσπερ τοῖς ἀθλητικοῖς καὶ περὶ τὴν τῶν σωμάτων ἐπιμέλειαν ἀσχολουμένοις οὐ τῆς εὐεξίας μόνον οὐδὲ τῶν γυμνασίων φροντίς ἐστιν, ἀλλὰ καὶ τῆς κατὰ καιρὸν γινομένης ἀνέσεως—μέρος γοῦν τῆς ἀσκήσεως τὸ μέγιστον αὐτὴν ὑπολαμβάνουσιν—οὕτω δὴ καὶ τοῖς περὶ τοὺς λόγους ἐσπουδακόσιν ἡγοῦμαι προσήκειν μετὰ τὴν πολλὴν τῶν σπουδαιοτέρων ἀνάγνωσιν ἀνιέναι τε τὴν διάνοιαν καὶ 1.2  πρὸς τὸν ἔπειτα κάματον ἀκμαιοτέραν παρασκευάζειν. γένοιτο δ᾽ ἂν ἐμμελὴς ἡ ἀνάπαυσις αὐτοῖς, εἰ τοῖς τοιούτοις τῶν ἀναγνωσμά των ὁμιλοῖεν, ἃ μὴ μόνον ἐκ τοῦ ἀστείου τε καὶ χαρίεντος ψιλὴν παρέξει τὴν ψυχαγωγίαν, ἀλλά τινα καὶ θεωρίαν οὐκ ἄμουσον ἐπιδείξεται, οἷόν τι καὶ περὶ τῶνδε τῶν συγγραμμάτων φρονήσειν ὑπολαμβάνω· οὐ γὰρ μόνον τὸ ξένον τῆς ὑποθέσεως οὐδὲ τὸ χαρίεν τῆς προαιρέσεως ἐπαγωγὸν ἔσται αὐτοῖς οὐδ᾽ ὅτι ψεύσματα ποικίλα πιθανῶς τε καὶ ἐναλήθως ἐξενηνόχαμεν, ἀλλ᾽ ὅτι καὶ τῶν ἱστορουμένων ἕκαστον οὐκ ἀκωμῳδήτως ᾔνικται πρός τινας τῶν παλαιῶν ποιητῶν τε καὶ συγγραφέων καὶ φιλοσόφων πολλὰ τεράστια καὶ μυθώδη συγγεγραφότων, οὓς καὶ ὀνομαστὶ ἂν ἔγραφον, εἰ μὴ καὶ αὐτῷ σοι ἐκ τῆς ἀναγνώσεως φανεῖσθαι 1.3  (...) ἀρχη γὸς δὲ αὐτοῖς καὶ διδάσκαλος τῆς τοιαύτης βωμολοχίας ὁ τοῦ Ὁμήρου Ὀδυσσεύς, τοῖς περὶ τὸν Ἀλκίνουν διηγούμενος ἀνέμων τε δουλείαν καὶ μονοφθάλμους καὶ ὠμοφάγους καὶ ἀγρίους τινὰς ἀνθρώπους, ἔτι δὲ πολυκέφαλα ζῷα καὶ τὰς ὑπὸ φαρμάκων τῶν ἑταίρων μεταβολάς, οἷς πολλὰ ἐκεῖνος πρὸς ἰδιώτας ἀνθρώπους 1.4  τοὺς Φαίακας ἐτερατεύσατο. τούτοις οὖν ἐντυχὼν ἅπασιν, τοῦ ψεύσασθαι μὲν οὐ σφόδρα τοὺς ἄνδρας ἐμεμψάμην, ὁρῶν ἤδη σύνηθες ὂν τοῦτο καὶ τοῖς φιλοσοφεῖν ὑπισχνουμένοις· ἐκεῖνο δὲ αὐτῶν ἐθαύμασα, εἰ ἐνόμιζον λήσειν οὐκ ἀληθῆ συγγράφοντες. διόπερ καὶ αὐτὸς ὑπὸ κενοδοξίας ἀπολιπεῖν τι σπουδάσας τοῖς μεθ᾽ ἡμᾶς, ἵνα μὴ μόνος ἄμοιρος ὦ τῆς ἐν τῷ μυθολογεῖν ἐλευ θερίας, ἐπεὶ μηδὲν ἀληθὲς ἱστορεῖν εἶχον—οὐδὲν γὰρ ἐπεπόνθειν ἀξιόλογον—ἐπὶ τὸ ψεῦδος ἐτραπόμην πολὺ τῶν ἄλλων εὐγνωμονέ στερον· κἂν ἓν γὰρ δὴ τοῦτο ἀληθεύσω λέγων ὅτι ψεύδομαι.

Del mismo modo que los atletas y quienes se dedican a la preparación de sus cuerpos no sólo prestan atención a la buena disposición física y a los ejercicios de gimnasia, sino también al reposo conveniente en el momento oportuno –pues consideran que esa es la parte más importante de su entrenamiento-, así también pienso que a quienes tienen preocupaciones intelectuales  les conviene, después de la lectura de las obras más serias, relajar su entendimiento y disponerlo más suelto y vivaz para el esfuerzo posterior.

Y les resultaría un descanso si combinaran con esas lecturas suyas aquellas que no sólo les procuraran una diversión refinada y graciosa, sino que también les ofrecieran una cierta perspectiva inspirada, tal cual sospecho que advertirán en estos escritos míos. Porque no sólo les resultará atractivo lo extraño del argumento y lo gracioso de su tema, y el que vayamos ensamblando un montón de pintorescos embustes de modo convincente y verídico, sino además que cada uno de los episodios narrados está figurado cómicamente a la manera de algunos de los antiguos poetas, historiadores y filósofos, que compusieron numerosos relatos prodigiosos y míticos, a quienes también habría citado por su nombre a no ser porque ya a ti mismo en la lectura te van a resultar evidentes.

(...) El caudillo de éstos y maestro de ese arte de burlas fue el Ulises de Homero, al contarle a los de Alcínoo la cautividad de los vientos y hablar de hombres de un solo ojo, devoradores de carne cruda, y otros salvajes, y además de animales de muchas cabezas y de las metamorfosis de sus compañeros por efectos de filtros, prodigios numerosos que él se inventó ante los bobos de los Feacios.

Concluí por no reprocharles mucho por todas las mentiras que encontré al leerlos, viendo que eso ya es algo habitual incluso entre los que prometen filosofar. Pero me extraña en ellos lo de que hubieran pensado que pasaría inadvertido que no escribían la verdad. Por lo que también yo, empeñándome por vanagloria en dejar algo a los venideros, para no ser el único desheredado en la libertad de contar mentiras, puesto que nada verdadero tenía que referir –porque nada digno de mención me había ocurrido- me he dedicado a la ficción de modo mucho más descarado que los demás. Aunque en una sola cosa seré veraz: en decir que miento.

Traducción de José Luis Navarro


Maravillas en la lunatop

Luciano, Relatos verídicos I, 26.

καὶ μὴν καὶ ἄλλο θαῦμα ἐν τοῖς βασιλείοις ἐθεασάμην· κάτοπτρον μέγιστον κεῖται ὑπὲρ φρέατος οὐ πάνυ βαθέος. ἂν μὲν οὖν εἰς τὸ φρέαρ καταβῇ τις, ἀκούει πάντων τῶν παρ᾽ ἡμῖν ἐν τῇ γῇ λεγομένων, ἐὰν δὲ εἰς τὸ κάτοπτρον ἀποβλέψῃ, πάσας μὲν πόλεις, πάντα δὲ ἔθνη ὁρᾷ ὥσπερ ἐφεστὼς ἑκάστοις·

Y aún contemplé en el palacio real una última maravilla: un espejo muy grande en el brocal de un pozo no muy hondo. Si uno va y baja al pozo puede oír todo lo que se dice en la tierra y si uno mira al espejo puede ver todas las ciudades y los pueblos

          Traducción de José Luis Navarro 

Las mujeres-vides

Luciano, Relatos verídicos I, 8.

Τότε δὲ τὸν ποταμὸν διαπεράσαντες ᾗ διαβατὸς ἦν, εὕρομεν ἀμπέλων χρῆμα τεράστιον· τὸ μὲν γὰρ ἀπὸ τῆς γῆς, ὁ στέλεχος αὐτὸς εὐερνὴς καὶ παχύς, τὸ δὲ ἄνω γυναῖκες ἦσαν, ὅσον ἐκ τῶν λαγόνων ἅπαντα ἔχουσαι τέλεια (...). καὶ ἐφίλουν δὲ ἡμᾶς τοῖς στό μασιν· ὁ δὲ φιληθεὶς αὐτίκα ἐμέθυεν καὶ παράφορος ἦν. δρέπεσθαι μέντοι οὐ παρεῖχον τοῦ καρποῦ, ἀλλ᾽ ἤλγουν καὶ ἐβόων ἀπο σπωμένου. αἱ δὲ καὶ μίγνυσθαι ἡμῖν ἐπεθύμουν· καὶ δύο τινὲς τῶν ἑταίρων πλησιάσαντες αὐταῖς οὐκέτι ἀπελύοντο, ἀλλ᾽ ἐκ τῶν αἰδοίων ἐδέδεντο· συνεφύοντο γὰρ καὶ συνερριζοῦντο. καὶ ἤδη αὐτοῖς κλάδοι ἐπεφύκεσαν οἱ δάκτυλοι.

            Luego atravesamos el río por donde era vadeable y encontramos una maravilla de vides. Por la parte que surgía de la tierra era una hermosa y robusta cepa, pero por la parte de arriba eran mujeres que tenían de todo perfecto, desde el talle hacia arriba. (...) Al acercarnos nos saludaban y daban la bienvenida. Y nos ofrecían besos. Pero el que la besaba quedaba borracho y en delirio. No permitían que tomáramos sus frutos, pues se dolían y gritaban. Dos de nuestros compañeros que se abrazaron a ellas ya no se despegaron, sino que quedaron atrapados por el sexo. Así que se asimilaron, echaron raíces y prontos sus dedos se hicieron sarmientos.

Traducción de José Luis Navarro 

Protagonistas de un relato romántico

Caritón de Afrodisias, Quéreas  y Calírroe I 1,1-7      

       Χαρίτων Ἀφροδισιεύς, Ἀθηναγόρου τοῦ ῥήτορος ὑπογραφεύς, πάθος ἐρωτικὸν ἐν Συρακούσαις γενόμενον διηγήσομαι.   Ἑρμοκράτης ὁ Συρακοσίων στρατηγός, οὗτος ὁ νικήσας Ἀθη ναίους, εἶχε θυγατέρα Καλλιρόην τοὔνομα, θαυμαστόν τι χρῆμα παρ 1.1.2  θένου καὶ ἄγαλμα τῆς ὅλης Σικελίας. ἦν γὰρ τὸ κάλλος οὐκ ἀνθρώ πινον ἀλλὰ θεῖον, οὐδὲ Νηρηΐδος ἢ Νύμφης τῶν ὀρειῶν ἀλλ᾽ αὐτῆς Ἀφροδίτης Παρθέν̣ο̣υ̣. φήμη δὲ τ̣οῦ παραδόξου θεάματος παντα χοῦ διέτρεχε καὶ μνηστῆρες κατέρρεον εἰς Συρακούσας, δυνάσται τε καὶ παῖδες τυράννων, οὐκ ἐκ Σικελίας μόνον, ἀλλὰ καὶ ἐξ Ἰταλίας 1.1.3  καὶ Ἠ̣πείρου καὶ ἐ̣θ̣ν̣ῶ̣ν̣ τῶν ἐ̣ν̣ ἠπείρῳ. ὁ δὲ Ἔρως ζεῦγο̣ς̣ ἴδ̣ιο̣ν̣ ἠθέλησε συμπλέξαι. Χ̣α̣ι̣ρέας γάρ τις ἦν μειράκ̣ι̣ο̣ν̣ ε̣ὔ̣μορφον, πάντων ὑ̣περέχον, οἷον Ἀχιλ̣λέα καὶ Νιρέα καὶ Ἱππόλυτον καὶ Ἀλκιβιάδην πλάσται τ̣ε̣ κ̣α̣ὶ̣ γραφεῖς <ἀπο>δεικνύουσι, πατρὸς Ἀρίστωνος τ̣ὰ̣ δ̣ε̣ύ̣τ̣ε̣ρ̣α̣ ἐ̣ν̣ Συρακούσ̣αις̣ μετὰ Ἑρμοκράτην φερομένου. κ̣α̣ί̣ τ̣ι̣ς̣ ἦν ἐν αὐτοῖς πολιτικὸς φθόνος ὥστε θ̣ᾶ̣τ̣τ̣ο̣ν̣ ἂν πᾶσιν ἢ 1.1.4  ἀλλήλοις ἐκήδευσαν. φιλόνεικος δέ ἐστιν ὁ Ἔρως καὶ χαίρε̣ι̣ τοῖς παραδόξοις κατορθώμασιν· ἐζήτησε δὲ τοιόνδε τὸν καιρόν.   Ἀφροδίτης ἑορτὴ δημοτελής, καὶ πᾶσαι σχεδὸν αἱ γυναῖκες 1.1.5  ἀπῆλθον εἰς τὸν νεών. τέως δὲ μ̣ὴ̣ π̣ρ̣οϊοῦσαν τὴν Καλλιρ̣ό̣ην προήγαγεν ἡ μήτηρ, <τοῦ πατρὸς> κελεύσαντος̣ προσκυνῆσαι τὴν  θεό̣ν̣. τότ̣ε̣ δ̣ὲ̣ Χαιρέας ἀπὸ τῶν γ̣υ̣μ̣νασίων ἐβάδι̣ζ̣ε̣ν̣ οἴκαδε   στίλβων ὥσπερ ἀστήρ· ἐπήνθει γὰρ αὐτοῦ τῷ λαμπρῷ τοῦ 1.1.6  προσώπου τὸ ἐρύθημ̣α̣ τῆς παλαίστρας ὥσπερ ἀργύρῳ χρυσός. ἐκ τύχης οὖν περί τι̣ν̣α̣ καμπὴν στενοτέραν συναντῶντες περιέ πεσον ἀλλήλοις, τοῦ θεοῦ πολιτευσαμένου τήνδε τὴν <συνοδίαν> ἵνα ἑκά<τερος τῷ> ἑ̣τ̣έ̣ρ̣<ῳ> ὀ̣φ̣θ̣ῇ̣. ταχέως οὖν πάθος ἐρωτικὸν ἀντέ δωκαν ἀλλήλοις ....... το̣ῦ̣ κάλλο̣υ̣ς̣ <τῇ εὐ>γενεί<ᾳ> συνελ θόντο̣ς̣. 1.1.7    Ὁ μὲν ο̣ὖ̣ν̣ Χα̣ι̣ρέας οἴκαδε μετὰ τοῦ τραύματος μόλις ἀπῄει, κ̣α̣ὶ̣ ὥ̣σ̣π̣ε̣ρ̣ τ̣ι̣ς̣ <ἀρισ>τ̣ε̣ὺ̣ς̣ ἐν πολέμῳ τρωθεὶς καιρίαν, καὶ κατα πεσε̣ῖ̣ν μὲν αἰδούμενος, στῆναι δὲ μὴ̣ δ̣υ̣ν̣άμενος. ἡ δὲ π̣α̣ρ̣θ̣έ̣ν̣ο̣ς̣ τῆς Ἀφροδίτης τοῖς ποσὶ προσέπεσε καὶ καταφιλοῦσα, "σύ μοι,         δ̣έ̣σ̣π̣οινα" εἶπε, "δὸς ἄνδρα τοῦτον ὃ̣ν̣ ἔδειξ̣ας." νὺξ ἐπῆλθεν ἀμφοτέροις δεινή· τὸ γὰρ πῦρ ἐξεκαίετο. δεινότερον δ᾽ ἔπασχεν ἡ παρθένος διὰ̣ τ̣ὴ̣ν σιωπ̣ή̣ν̣, αἰδ̣ο̣υ̣μένη κατάφωρος γενέσθαι.

Yo, Caritón de Afrodisias, secretario del orador Atenágoras,  voy a contar una historia de amor que tuvo lugar en Siracusa.

Hermócrates, el estratego siracusano que había derrotado a los atenienses, tenía una hija de nombre Calírroe, muchacha admirable y ornato de toda Sicilia, pues era su belleza no humana; sino divina, y no la propia de una Nereida o una Ninfa de las montañas, sino de la misma Afrodita Virgen.

La fama de su extraordinaria hermosura se extendía por todas partes, y a Siracusa af1uían los pretendientes, reyes e hijos de tiranos; no sólo de Sicilia, sino incluso de Italia y del Epiro y de los pueblos del continente. Pero Erod quiso unirla en yugo insoluble a un simple particular.

Había en efecto un muchacho, Queresa, de hermosa apariencia, que a todos era superior, tal como muestran los escultores y escritores a Aquiles y Niseo, y a Hipólito y Alcibíades. Su padre Aristón era el segundo en Siracusa, tras Hermócrates, y había entre ellos una cierta enemistad política, de suerte que se hubieran aliado por matrimonio a cualquiera antes que uno a otro. Pero Eros es amante de la lucha y se, complace en los éxitos inesperados; y buscó una ocasión como la que sigue.

Era la fiesta pública de Afrodita y casi todas las mujeres salieron al templo. Aquel día !levó su madre a Calírroe, que hasta entonces no había ido, por haber ordenado su padre que fuesen a prosternarse ante la diosa. Y en ese momento volvía Quéreas del gimnasio a casa, radiante como una es­trella, pues resplandecía sobre su rostro bri11ante el rubor de la palestra como el oro sobre la plata. Por azar se encon­traron frente a frente en un recodo estrecho, pues el dios había dispuesto e encuentro para que cada uno pudiese contemplar bien al otro; y al punto se produjeron uno en otro un sentimiento de amor, ya que en ambos iban juntas la belleza y, la nobleza de linaje.

Quéreas, tras la herida, volvió a casa con gran dificultad, al igual que un guerrero valeroso herido mortalmente en combate, que se avergüenza de caer, pero no puede mante­nerse en pie. La muchacha, por su parte, se arrojó a los pies de Afrodita y besándoselos dijo:

            -Tú, oh Señora, concédeme a ese varón que me has mostrado.

Cayó sobre ellos una noche terrible, pues el fuego los inflamaba. Pero más terriblemente sufría la muchacha a causa de su silencio, ya que sentía pudor de delatarse.

Traducción de Julia Mendoza 

top

Descubrimiento de Dafnis

Longo, Dafnis y Cloe I 1,2.1-1.3.2

Ἐν τῷδε τῷ ἀγρῷ νέμων αἰπόλος, Λάμων τοὔνομα, παιδίον εὗρεν ὑπὸ μιᾶς τῶν αἰγῶν τρεφόμενον. Δρυμὸς ἦν καὶ λόχμη βάτων καὶ κιττὸς ἐπιπλανώμενος καὶ πόα μαλθακή, καθ᾽ ἧς ἔκειτο τὸ παιδίον. Ἐνταῦθα ἡ αἲξ θέουσα συνεχὲς ἀφανὴς ἐγίνετο πολλάκις καὶ τὸν ἔριφον ἀπολιποῦσα τῷ βρέφει παρέμενε. 1.2.2  Φυλάττει τὰς δια δρομὰς ὁ Λάμων οἰκτείρας ἀμελούμενον τὸν ἔριφον, καὶ μεσημβρίας ἀκμαζούσης κατ᾽ ἴχνος ἐλθὼν ὁρᾷ τὴν μὲν αἶγα πεφυλαγμένως περιβεβηκυῖαν, μὴ ταῖς χηλαῖς βλάπτοι   πατοῦσα, τὸ δὲ ὥσπερ ἐκ μητρῴας θηλῆς τὴν ἐπιρροὴν ἕλκον τοῦ γάλακτος. 1.2.3  Θαυμάσας, ὥσπερ εἰκὸς ἦν, πρό σεισιν ἐγγὺς καὶ εὑρίσκει παιδίον ἄρρεν, μέγα καὶ καλὸν καὶ τῆς κατὰ τὴν ἔκθεσιν τύχης ἐν σπαργάνοις κρείττοσι· χλανίδιόν τε γὰρ ἦν ἁλουργὲς καὶ πόρπη χρυσῆ καὶ ξιφίδιον  ἐλεφαντόκωπον.  1.3.1    Τὸ μὲν οὖν πρῶτον ἐβουλεύσατο μόνα τὰ γνω ρίσματα βαστάσας ἀμελῆσαι τοῦ βρέφους· ἔπειτα αἰδεσθεὶς εἰ μηδὲ αἰγὸς φιλανθρωπίαν μιμήσεται, νύκτα φυλάξας κομίζει πάντα πρὸς τὴν γυναῖκα Μυρτάλην, καὶ τὰ γνω ρίσματα καὶ τὸ παιδίον καὶ τὴν αἶγα αὐτήν. 1.3.2 Τῆς δὲ ἐκπλαγείσης εἰ παιδία τίκτουσιν αἶγες, πάντα αὐτῇ διη γεῖται, πῶς εὗρεν ἐκκείμενον, πῶς εἶδε τρεφόμενον, πῶς ᾐδέσθη καταλιπεῖν ἀποθανούμενον. Δόξαν δὴ κἀκείνῃ, τὰ μὲν συνεκτεθέντα κρύπτουσι, τὸ δὲ παιδίον αὑτῶν νομίζουσι, τῇ δὲ αἰγὶ τὴν τροφὴν ἐπιτρέπουσιν. Ὡς δ᾽ ἂν καὶ τοὔνομα τοῦ παιδίου ποιμενικὸν δοκοίη, Δάφνιν αὐτὸν ἔγνωσαν καλεῖν.

    En esta hacienda, un cabrero llamado Lamón, que apacentaba su ganado, halló a un niño, a quien criaba una cabra. En el centro de un matorral, entre zarzas y hiedra trepadora, y sobre blanco césped, reposaba el infantico. Allí solía entrar la cabra, de suerte que desaparecía a menudo, y abandonando su cabritillo, asistía a la criatura. Lamón notó estas desapariciones, y se compadeció del cabritillo abandonado; pero un día, en el ardor de la siesta, siguiendo la pista de la cabra, la vio deslizarse con cautela entre las matas, a fin de no lastimar con las pezuñas al niño, el cual, como si fuera del pecho materno, iba tomando la leche. Maravillado Lamón, que harto motivo había para ello, se acercó más, y vio que la criatura era varón, bonito y robusto, y con prendas más ricas de lo que prometía su corta ventura, porque estaba envuelto en mantilla de púrpura con hebilla de oro, y al lado habla un puñalito, cuyo puño era de marfil. Lo primero que discurrió Lamón fue cargar con aquellas alhajas y abandonar al niño; pero avergonzado luego de no remedar siquiera la compasión de la cabra, no bien llegó la noche, lo llevó todo, niño, cabra y alhajas, a su mujer, Mirtale, a la cual, para que se le quitase la aprensión de que las cabras parieran niños, le contó lo ocurrido; cómo halló a la criatura, cómo la cabra la amamantaba y cómo él había tenido vergüenza de dejarla morir. Y siendo Mirtale del mismo parecer, ocultaron las alhajas, prohijaron al niño y encomendaron a la cabra su crianza. A fin de que el nombre del niño pareciese pastoral, decidieron llamarle Dafnis.

Traducción de Máximo Brioso y Emilio Crespo


top

Enlaces a páginas sobre Novela Griega

 

a Index

anterior

top

siguiente