Extremadura Romana

Monumentos romanos de Extremadura

Localización e Historia

Teatro de Regina

La ciudad romana de Regina Turdulorum se encuentra en las cercanías de Casas de Reina y de Llerena, en el sureste de la provincia de Badajoz. El yacimiento arqueológico ocupa unas 40 hectáreas. Destacan entre sus restos el teatro, el foro y algunas viviendas que han sido excavadas recientemente.
Desde 1.978 se vienen practicando excavaciones arqueológicas en este importante yacimiento, tanto en el teatro como en el área central de la antigua ciudad, donde se ubicó el foro.
Los trabajos en el teatro han dado como resultado la recuperación de un interesante ejemplar de la arquitectura hispano-romana de la segundo mitad del siglo I d.C., quizá de tiempos de Nerón. Su estado de conservación es excelente.
Comprende un graderío dividido en varios sectores (cunei) delimitados por escalinatas, capaz de albergar a unos 1.000 - 1.200 espectadores, que se ubicarían, igualmente, en la parte superior del mismo, quizá en grados de madera. Orchestra, semicircular, estaba pavimentada de losas caliza y a ella se accedía por sencillos pasillos con cubierta bóveda de medio cañón (itinera).
El proscenio con sus escaleras de acceso al escenario, que, de madera, es una magnífica obra de mampostería con cintas de mortero (opus incertum). Al escenario se llegaba también a través de los tres puertas tradicionales del frente escénico practicados sobre planta en exedra. El carácter canónico di construcción reginense lo avala la existencia de dos pequeñas habitaciones, parascaenia, prolongaciones del escenario y, los extremos, dos espaciosas piezas, basilicae, que servían de descanso y solaz a los espectadores. La parte posterior del escenario, el postcenio, se proyectó con una movida fachada de exedras flanqueados por pilastras.
Del área central de la ciudad, la ocupaba por el foro, se pudo recuperar un amplio espacio, un templum porticado con una salita dedicado al culto al emperador y a la casa imperial. Junto a este edificio existieron otros, quizá el mercado y la basílica, cuyo carácter lo determinarán futuros trabajos de excavación.
Se conoce la red urbana, con calles empedrados con losas naturaleza caliza y flanqueadas por pórticos que permitían los viandantes deambular al amparo de las inclemencias tiempo. Todos las calles estaban provistos de cloacas venían a desaguar a dos arroyos que delimitaban la ciudad el norte y por el sur.

La ciudad de Regina Turdulorum aparece citada en las actas del II Concilio Hispalense, que presidió San Isidoro, por lo tanto se deduce que todavía estaba habitada en el año 619. Su abandono pudo llegar como consecuencia de la conquista y dominación musulmana de la Península Ibérica.

antrophistoria.blogspot.com / casasdereina.com


Materiales

  • Celtiberia.net. Proponen, mediante una foto aérea, una posible ubicación del anfiteatro en Regina. ¿Qué opinas?
  • Regina. Guía de visita con actividades.

¿Sabías que...?

Plinio el Viejo fue un militar romano que en el s.I d.C. dejó constancia en sus escritos de Regina Turdulorum:

13. Quae autem regio a Baete ad fluvium Anam tendit extra praedicta, Baeturia appellatur, in duas divisa partes totidemque gentes: Celticos, qui Lusitaniam attingunt, Hispalensis conventus, Turdulos, qui Lusitaniam et Tarraconensem accolunt, iura Cordubam petunt. Celticos a Celtiberis ex Lusitania advenisse manifestum est sacris, lingua, oppidorum vocabulis, quae cognominibus in Baetica distinguntur:
14. Seriae adicitur Fama Iulia, Nertobrigae Concordia Iulia, Segidae Restituta Iulia, Contributa Iulia Ugultuniae, cum qua et Curiga nunc est, Lacimurgae Constantia Iulia, Steresibus Fortunales et Callensibus Aeneanici. praeter haec in Celtica Acinippo, Arunda, Arunci, Turobriga, Lastigi, Salpesa, Saepone, Serippo. altera Baeturia, quam diximus Turdulorum et conventus Cordubensis, habet oppida non ignobilia Arsam, Mellariam, Mirobrigam Reginam, Sosintigi, Sisaponem.

(Plinio, Historia Naturalis, 13-14)


“…La región que se extiende desde el Betis hasta el río Guadiana, fuera de las tierras mencionadas, se llama Beturia y se divide en dos partes y otros tantos pueblos: los célticos, que lindan con Lusitania y son del convento Hispalense, y los túrdulos, que habitan en los confines de la Lusitania y de la Tarraconense y acuden a Córdoba para cuestiones legales. Que los célticos han llegado de Lusitania y provienen de los celtíberos, es manifiesto por los cultos religiosos, la lengua y los nombres de las poblaciones que se distinguen de la Bética por sus denominaciones… La otra Beturia, que hemos dicho que es la de los túrdulos y del convento cordobés, tiene poblaciones que no dejan de ser notables: Arsa (cerca de Campillo de Llerena), Melaria (Fuenteovejuna), Miróbriga, Regina, Sosintigi, Sísapo”.