Extremadura Romana

Monumentos romanos de Extremadura

Localización e Historia

El Pomar

Al Suroeste de la provincia de Badajoz, sobre una pequeña elevación de unos 500 metros de altitud sobre el nivel del mar, desde la que se domina la amplia vega del río Ardua, se encuentra la localidad de Jerez de los Caballeros.
Esta privilegiada situación proporcionada por su altura, fuente de magníficas vistas panorámicas del entorno, junto a unas condiciones climatológicas benignas, así como el importante conjunto histórico que posee, convierten esta ciudad en un enclave de obligada visita.

Del importante conjunto patrimonial de que dispone Jerez de los Caballeros han de destacarse los restos romanos situados en El Pomar. La excavación de los restos de este yacimiento arqueológico se inicia en el año 1969, prolongándose en diferentes campañas hasta 1982. Orientada Noroeste-Sudeste, sobre una suave loma, se encuentra la tradi-cionalmente conocida como villa romana de "El Pomar", arquitectónicamente responde al esquema de "villa de peristilo", pues es éste el elemento en torno al cual se distribuyen las principales estancias de la vivienda.

Cronológicamente hay que situar las fases de uso principales del asentamiento entre los siglos III y IV d. de C. período al cual pertenece la estructura principal que puede verse actualmente; sin embargo, en las campañas de excavación realizadas se han constatado reformas de la vivienda pertenecientes también a los siglos V y VI. Este hecho evidencia una prolongación del uso de la casa en época visigoda.

En torno a un amplio espacio central o patio porteado de dimensiones monumentales (24 x 25 metros, aproximadamente), denominado viridarivm, se articulaba el espacio y se disponían las distintas dependencias o habitaciones de la vivienda, en las que lo más destacado es la presencia de los pavimentos musivos, mosaicos de gran variedad decorativa. La cronología de estos mosaicos coincide con la de la vivienda, situándose en la primera mitad del siglo IV d. de C.

La habitación principal, denominada oecus, está situada en el sector septentrional del peristilo, es la que conservaba el mosaico más importante de los hallados en la villa. El material utilizado en las teselas que conforman los mosaicos es de procedencia local, de canteras situadas en las inmediaciones de Jerez. A grandes rasgos, el mosaico está dividido en tres grandes cuadros principales. En el superior se reproducen motivos marinos, en el central, inscrito en un círculo, se dispone un motivo muy característico del mundo romano, el del auriga victorioso, y en el cuerpo inferior aparece una complicada composición en la que se desarrolla una especie de cortejo báquico, en la que aparecen las figuras del dios Baco, asi como personajes vinculados al culto dionisíaco (Ménade, Sátiro, etc.).

Toda la casa se encuentra construida mediante muros de mampostería. con algunos refuerzos de sillares en partes concretas. Materiales que, al igual que sucede con los pavimentos, procederían de las canteras localizadas en los alrededores.

Otra de las estancias principales de la mansión está situada en el sector oriental del
peristilo. Se diferencia claramente de las restantes por rematar en una cabecera semicircular, tradicionalmente se la ha relacionado con el triclinivm. El mosaico que cubría esta estancia era de tipo ornamental, con motivos geométricos en el cuadro central y decoración a modo de frisos variados en la zona del ábside.

Las excavaciones han puesto al descubierto un pequeño tramo de escaleras en uno de los extremos del atrio, hecho que induce a pensar en la existencia de un segundo cuerpo de la vivienda en altura, hoy evidentemente desaparecido.

Guía de Yacimientos Arqueológicos de Extremadura, Junta de Extremadura, Mérida, 2007


Materiales

¿Sabías que...?

Una vez romanizada la zona de Jérez de los Caballeros recibe el nombre de Fama Iuli o Caeriana romana, estando incluida en la provincia de Lusitania. De esta epoca son la Villa de el Pomar con importantes mosaicos, inscripciones funerarias, la calzada del Alto del Empedrado, el Puente Viejo sobre el río Ardilla, y el Pontón, así como innumerables inscripciones aras funerarias y estelas.