Extremadura Romana

Monumentos romanos de Extremadura

Localización e Historia

Teatro de Mérida

Menú de Emerita Augusta

PrincipalTeatroAnfiteatroCircoPuente sobre el GuadianaAcueducto de los MilagrosAcueducto de Rabo de Buey-San LázaroTemplo de DianaArco de TrajanoCasa del MitreoCasa del Anfiteatro Los ColumbariosAlcazaba árabeBasílica Santa EulaliaBarrio de MoreríasEmbalse de ProserpinaEmbalse de CornalvoOtros monumentos y lugares de interés

El teatro romano de Mérida, declarado Monumento Nacional en 1912, es el monumento emblemático de la ciudad, además de ser uno de los ejemplos más significativos en cuanto a edificios de espectáculos de época romana conservado se refiere. Ya a finales del siglo XVIII surgen las primeras tentativas de excavación del monumento donde D. Manuel de Villena descubre una de las Inscripciones que fechan el edificio. Pero hasta inicios del siglo XX, concretamente hasta 1910, no comenzaron las campañas de excavación de un modo continuado, campañas dirigidas por José Ramón Melilda y Maximiliano Macías y Antonio Floriano en la década de los 30.

Este edificio, ubicado dentro del recinto amurallado, en una zona periférica de la ciudad, se construye aprovechando la ladera de vía suave colina conocida como Cerro de San Albín, sobre el que se apoya parte de su estructura.

El promotor de su construcción fue el cónsul Marco Agripa, quien financió la obra. Su inauguración se fecha en el año 16 a. de C., estos datos se conocen gracias a las inscripciones localizadas en el interior del edificio, y las puertas de acceso a la orchestra. En su construcción se utilizaron materia-es y técnicas diversos: hormigón, sillares de granito, mamposteria y ladrillo.

En el teatro se aprecian diferentes partes:

La escena, lugar de la representación teatral. Presenta un frente escénico con una fachada formada por dos pisos de columnas corintias con basamento, arquitrabes y cornisas de mármol. Todo el conjunto se divide en tres cuerpos, con tres puertas de acceso a la escena, la puerta central denominada valva regia, más amplia que las dos laterales, denominadas valvas hospitalia. Entre las columnas se colocaron esculturas decorativas, representaciones de dioses, tales como Ceres, que preside la puerta central de la escena y otras personalidades, cuyos originales están ahora en el Museo Nacional de Arte Romano.

La orchestra, espacio semicircular situado delante de la escena, donde se emplazaba el coro, imprescindible en casi todas las obras teatrales grecolatinas.

El graderio es el espacio donde se disponían los espectadores. Adopta forma semicircular y se distribuye radialmente en tramos o cunei. Este graderio se dividía en diferentes zonas denominadas cavea (ima, media y summa cavea, es decir: gradería baja, media y alta), donde se situaban los espectadores en función de su clase social. Así, la summa cavea era el lugar ocupado por los esclavos y las clases menos favorecidas, la cavea media acogía a la plebe libre y la ima cavea era el espacio reservado para las autoridades. Para acceder al graderío había diferentes pasillos, denominados vomitoria. Además para moverse en el propio graderío existían pasillos que facilitaban el acceso, que son los denominados anditum.

Aula sacra: en el eje del peristilo, alineado con la valva regia, se ubica una pequeña estancia pavimentada con mármol donde, en el proceso de excavación, fue documentado un importante conjunto escultórico en el que destacaba la cabeza de Augusto velado a modo de Pontifex Maximus. Las inscripciones y las esculturas de otros miembros de la familia imperial, como Tiberio y Druso, confirman la vinculación del lugar con un espacio de culto al emperador y a la familia imperial.

El teatro originalmente tuvo un aforo de 5.500 - 6.000 espectadores. Su acústica era perfecta, permitiendo que el sonido fuera uniforme por todo el graderío. Este edificio sufrió diversas remodelaciones a lo largo de su historia; por ejemplo, el actual frente de la escena es una reforma del año 105, volviendo a reformarse entre los años 333 y 335.

El teatro poco a poco fue cayendo en desuso, entre otras razones debido a la llegada del cristianismo, que no veía con buenos ojos estas representaciones a las que consideraba inmorales. Asi, el edificio se sumió en un abandono total, las estructuras se fueron derrumbando y cegando con la tierra, sus materiales fueron objeto de rapiña y el antiguo esplendor se tornó ruina.

Las primeras tareas de restauración son acometidas en 1921 por Antonio Gómez Millán, poco después de la excavación, siendo levantado el primer cuerpo de la escena. A partir del año 1964, el arquitecto Menéndez Pidal dirigió las tareas de reconstrucción del teatro hasta lograr el aspecto que actualmente puede contemplarse. Más recientemente, para su correcta adecuación como espacio para representaciones, fue intervenido por los arquitectos R. Mesa Hurtado y J. Martínez Vergel.

El Teatro romano de Marida ha recuperado su función originaria como lugar para las representaciones teatrales, ya que desde el año 1933 acoge en época estival el Festival de Teatro Clásico.

Guía de Yacimientos Arqueológicos de Extremadura, Junta de Extremadura, Mérida, 2007


Materiales

¿Sabías que...?

Tras el abandono propiciado por el cristianismo a causa de la inmoralidad del teatro, éste se abandona y cubre de tierra, quedando solamente visible la zona superior del graderío (summa cavea). La imaginación popular la denominó "Las Siete Sillas", donde según la tradición se sentaron en ella diversos reyes moros para dedicir los destinos de la ciudad.