Extremadura Romana

Monumentos romanos de Extremadura

Localización e Historia

Cerro Gimio

En el término municipal de Villarreal de San Carlos, localidad cacereña situada en el centro geográfico de la misma, se ubica la Atalaya de Cerro Gimió. Este yacimiento se encuentra en el Parque Natural de Monfragüe, recientemente catalogado como Parque Nacional por su riqueza faunística y vegetal, así como por constituir un ecosistema apenas alterado por la acción del hombre. Se encuentra en la sierra del mismo nombre y en la sierra de las Corchuelas. El acceso al parque se realiza tanto desde la EX-A1 como desde la A-66.

Hay que reseñar que la mayor parte del Parque se encuentra protegida, por lo que la visita está restringida y se organiza mediante una serie de rutas delimitadas y señalizadas. Dentro del parque no sólo pueden realizarse visitas de interés natural, pues este terreno comprende una serie de elementos que configuran un patrimonio cultural amplio y diverso en cuanto a su tipología y cronología. Así, deben citarse el Castillo de Monfragüe, medieval cristiano sobre asentamiento islámico precedente, la ermita cercana al castillo, la población de Villarreal de San Carlos, donde se encuentran chozos y otros ejemplos de arquitectura tradicional extremeña, así como el centro de interpretación del Parque.

Otros yacimientos también incluidos en el Parque son el poblado de El Boquerón, perteneciente a la Edad de Bronce, y los numerosos abrigos con pinturas rupestres esquemáticas, entre ellos los situados en torno al arroyo Barbaón, y el Abrigo del Castillo.

Como elemento integrante de este patrimonio histórico se encuentra la denominada Atalaya de Cerro Gimió. Para su visita existe una ruta, la Ruta Verde, que lleva hasta sus inmediaciones. Parte de las cercanías de Villarreal de San Carlos, su primer tramo recorre la ladera de umbría del arroyo de Malvecino, de allí se accede al tramo 2 que lleva al Cerro Gimio, donde se sitúa la Atalaya. Este tramo presenta una acusada pendiente hasta legar a la base del cerro, a partir de allí, un camino de menos pendiente conducirá hasta el mirador. En la cima aparecen unos restos de muros realizados con grandes bloques de oiedra, de los que sólo se conservan las dos eras hiladas, que apoyan directamente obre la roca natural. Aunque aparecen cata-ogados como restos de una fortaleza almohade, recientes estudios han desvelado que se trata de los restos de una torre vigía de eooca romana - republicana, del siglo I a. C.
Estas atalayas o torres-vigía son puntos ae control no sólo del territorio, sino también de las vías de comunicación, tanto de las artificiales, las calzadas (relativamente próxima se encuentra la Vía de la Plata), como de las naturales: valles, collados, ríos, etc.

Guía de Yacimientos Arqueológicos de Extremadura, Junta de Extremadura, Mérida, 2007


Materiales

¿Sabías que...?

Para el topónimo Gimio se han dado varias interpretaciones:

Procedente de eximius, alto, prominente. En tal caso (e)ximiu > gimio.
Procedente de gemitus, gemido. Posible evolución: Gemido-Gemío-Gimío-Gimio
En este caso recogería el sonido gimiente del viento asemejándose al lamento humano, quizaá por alguna leyenda, o el aullar de los lobos.