Extremadura Romana

Monumentos romanos de Extremadura

Localización e Historia

Cáceres el Viejo

EI entorno de Cáceres, capital de la provincia del mismo nombre, conserva numerosos restos arqueológicos de gran interés; entre ellos ha de destacarse el denominado "Cáceres el Viejo", muy próximo al casco urbano, hacia el Noreste de la ciudad, en las inmediaciones de la carretera CC-612, dirección Torrejón el Rubio.

El yacimiento ha sido vinculado tradicionalmente con Castra Caecilia, campamento romano construido en el transcurso de las Guerras Civiles que tuvieron lugar en Roma en la segunda década del siglo I a. C. Con la entrada de Sila en Roma, Sertorius, un partidario de Mario, fue proscrito; trasladado a Hispania en el 83 a. de C. crea un ejército conformado fundamentalmente por nativos para luchar contra los partidarios de Sila. La marcha de los acontecimientos condujo al Senado romano a enviar al prestigioso general

Quintus Caecilius Metellus Pius en un intento de reprimir definitivamente al rebelde. Metellus formó un ejército de 40.000 hombres y estableció campamentos en Metellinum, Castra Caecilia y Vicus Caecilius sobre importantes ejes de comunicación para controlar el área lusitana. En el año 73 a. C. el levantamiento de Sertorius fue totalmente sofocado.

La historia de la investigación arqueológica en Cáceres el Viejo se inicia con Adolf Schulten en 1917 y finaliza, hasta la fecha, en 2001 con la Intervención promovida por el proyecto Alba Plata. Entre ambas fechas numerosos investigadores se han acercado al asentamiento avanzando en el conocimiento que sobre el mismo se tiene.

Cáceres el Viejo posee una gran importancia desde un punto de vista arqueológico, pues representa uno de los pocos ejemplos de castramentación republicana conservado. asi mismo, la calidad de sus hallazgos, sus instalaciones defensivas y el complejo interior de dependencias hablan de la singular calidad del yacimiento.

El campamento tiene una planta rectangular casi perfecta, con unas dimensiones de unos 680 x 400 metros. La construcción defensiva se compone de una sólida muralla rodeada por un doble foso excavado en la roca; los fosos distan 2 metros uno del otro, existiendo otros 2 metros hasta la muralla. El foso más próximo a ésta tiene una anchura que oscila entre los 3 y los 4 metros, disponiendo de una profundidad de 2'20 metros. Por su parte, el foso exterior tiene dos metros de anchura y 1'30 de profundidad.

La muralla posee un grosor de 4 metros y su sistema constructivo muestra dos muros paralelos entre los que se dispone un relleno de tierra y piedras compactados. Las excavaciones realizadas han puesto a la luz cuatro puertas abiertas en los lienzos defensivos, cada una de las cuales dispone de dimensiones y estructuración distinta. Destaca la porta praetoría cuyo ancho supera los 7 metros. De todas ellas la mejor conservada es, sin duda, la porta principalis sinistra cuyo umbral aún se encuentra en el lugar. Actualmente la muralla está prácticamente desmantelada, fruto del abandono, de los destrozos causados por las continuas remociones efectuadas sobre el terreno y por el inexorable paso del tiempo, su trazado se intuye siguiendo el alomamiento perceptible en el terreno. El lado Norte es el mejor conservado, aún se pueden observar las hiladas de los mampuestos que configuran la esquina Noroeste del campamento. Tanto la muralla como las construcciones interiores se erigen con piedra de la zona (pizarras, material cuarcítico, etc.) ligadas con barro y mortero pobre de cal.

El Praetoríum, excavado en toda su extensión, ocupa el punto central y más alto del campamento, su organización interna se estructura en torno a un patio central, que actúa como distribuidor de dependencias, destacando de entre ellas la destinada al jefe militar.

El Quaestorium se sitúa en la parte Sur del recinto, siendo parcialmente destruido al hacer la carretera. El edificio, con planta similar al anteriormente indicado, es de grandes dimensiones, en el momento de la excavación conservaba en una de sus habitaciones un pavimento de ladrillos romboidales.

El Foro parece haber sido cuadrado y abierto por el flanco meridional. En su lado Norte fue identificada la existencia de un templo con suelo de ladrillo y cubierta de plomo; en su vestíbulo se localizó un altar realizado con barro con representaciones de la cabeza de Serapis. En la actualidad, lo que sería el centro del Foro, está ocupado por una charca, que para algunos Investigadores tiene un origen romano. El urbanismo del asentamiento está perfectamente regularizado, algunas de sus calles han sido excavadas parcialmente, tal es el caso de la vía quintana y de la vía principalis, ésta última con 20 metras de anchura y pavimentación de piedras insertadas de canto, como pudo apreciarse en la excavación de la porta principalis sinistra. Nada se ha documentado arqueológicamente sobre edificios destinados al alojamiento de la tropa, posiblemente porque la soldada debió ocupar tiendas de campaña que no dejan huella alguna en el registro arqueológico.

Abandonado el campamento, Roma busca un nuevo emplazamiento en las proximidades; así, se escoge en torno al 35 a. C. el lugar actualmente ocupado por el casco histórico cacereño para ubicar un asentamiento de pequeña entidad pero de carácter urbano. Allí se establece la Colonia Norba Caesarina fundada por Cayo Norbano Flacco, para unos estudiosos, y por Lucio Cornelio Balbo, para otros.

Guía de Yacimientos Arqueológicos de Extremadura, Junta de Extremadura, Mérida, 2007


Materiales

¿Sabías que...?

Algunos arqueólogos considera que «Cáceres el Viejo» es en realidad Castra Servilia, sin llegar a ponerse de acuerdo sobre el tema ya que no se puede decir con total certeza dónde estuvieron situados los dos vicus que señala Plinio: Castra Cecilia y Castra Servilia; al menos menos uno de ellos estuvo muy cerca de Norba Caesarina o de lo que fueron sus ruinas (conocidas con el nombre de Castris), de tal modo que los árabes le llamaron 'Qazrix' o 'Hizn Qazris', "Cáceres la Roja", seguramente aludiendo al color de sus murallas elaboradas con tapial (tierra apisonada).

Según otros autores existió un castro celtibérico, situado en el actual el Barrio Monumental, que sí correspondería a Castra Servilia sobre la cual se fundaría Norba Cesarina por Lucio Cornelio Balbo hacia el año 24 a. C.