La Heliea

Introducción | Evolución | Ekklesia | Boulé | MagistraturasHeliea |Clases Sociales y Situación de la mujer

Por último, la igualdad de derechos se materializaba en el tribunal popular de la Heliea, compuesta por seis mil ciudadanos y cuya función eraheliea estrictamente judicial. No era el único tribunal de justicia existente, pues estaban también el tribunal del Areópago, el tribunal de los 51 Efetas y el del Pritaneo, (especializados sobre todo en delitos de sangre), y además, la Bulé y la propia Asamblea también podían ejercer de tribunales en algunos asuntos de carácter público. A pesar de todo, la Heliea es el tribunal de justicia de la democracia ateniense.


cleroterionLa Heliea estaba formada por 6.000 miembros o heliastas, ciudadanos de más de treinta años designados por sorteo de entre una lista de candidatos procedente de cada una de las diez tribus en que se estructuraba la población (600 por tribu). El tribunal estaba distribuido en 10 cámaras o dikasterion (δικαστήριον), con 500 miembros y 100 de reserva. El sorteo de los miembros de cada tribunal era complejo, y buscaba evitar los sobornos. Del mismo modo, los casos importantes eran sorteados entre los distintos dikasterion. A veces se podían juntar dos o mas dikasterion para dictar una sentencia importante. En la imagen podemos ver una reproducción de una máquina de sortear o cleroterion.

El sistema judicial ateniense era distinto al nuestro: no existían fiscales ni abogados. La acusación podía ser planteada por cualquier ciudadano, incluso si era en defensa de los intereses públicos.

Junto al presidente del tribunal, un secretario leía el acta de acusación y la respuesta escrita de la defensa. A continuación, el presidente concedía la palabra al demandante y al demandado, así como a los testigos. Si los testigos eran esclavos, sólo se admitían sus declaraciones bajo tortura. Todo ciudadano implicado en un juicio tenía que intervenir personalmente. Si no era capaz de pronunciar un discurso, lo encargaba a un logógrafo y lo aprendía de memoria. Se limitaba el tiempo de intervención utilizando una clepsidra o reloj de agua. Las sesiones acababan en el mismo día.

El tribunal (sin ninguna formación legal) escuchaba y votaba tras finalizar las diversas intervenciones, sin deliberación previa. Al condenado se le imponía la pena estipulada en la ley o se votaba una. Si quedaba absuelto, el acusador pagaba una multa.


indexIniciosiguiente