La Extremadura Romana

 

Lusitania

El grado de romanización alcanzado y la extensión de la provincia Ulterior aconsejaban un gobierno aparte, constituyéndose la Lusitania en provincia aparte en tiempos de Augusto (s. II a C.). La provincia de la Lusitania acogía gran parte de Extremadura, y  todo Portugal desde el Duero para abajo.

La prosperidad que trajo la romanización se tradujo en ricas villas, como la asentada en Torreáguila o la descubierta en la Cocosa, con vida desde el s.I al VII d.C., y también en grandes obras que por su firmeza han resistido el paso del tiempo.

EmeritaLa capital de la provincia de la Lusitania, Emerita Augusta, se convirtió pronto en una ciudad rica y brillante, que en nada tenía que envidiar a las otras dos capitales de provincia hispanas, Tarraco y Corduba. Tenía una amplia y cuidada red de comunicaciones que  la cruzaban para enlazarla con las restantes capitales de provincia y con otras ciudades; así, la Ruta de la Plata unía Asturias con Emerita y con Italica; otras rutas conducían a Corduba; otras a Olisipo (Lisboa), a Conimbriga (Coimbra), pasando por el puente famoso de Alcántara.

moneda

Mérida canalizó el comercio y la vida de la provincia hacia Roma, norte de África y Grecia. No cabe duda que se alcanzó un alto grado de bienestar. Esto lo demuestra el circo de Mérida, capaz de acoger a 25.000 espectadores, cifra superior a los habitantes de la ciudad, por lo que probablemente acudieran al circo gente de toda la provincia.

Vespasiano dio otro paso en la romanización  al conceder el derecho de ciudadanía  latina a todos los habitantes de la península ibérica, facilitando de este modo el que los hispanos pudieran acceder a un cargo público.

murallasEn el s. III d.C. comenzaron los problemas. Bandas germánicas, constituidas por bárbaros, saquearon la provincia a su paso. Ello aconsejó fortificar las ciudades; de este tiempo datan las murallas de Mérida, Coria y Cáceres.


CaparraEl temido peligro llegaría en el s. V, dejando a la provincia abandonada y en ruinas. La ciudad de Cáceres el Viejo se extinguió. Otras, como Augustobriga, Caparra y la actual Zalamea cayeron en el olvido, a pesar de quedar en pie formidables monumentos.

La Lusitania fue invadida primero por los alanos y después por los suevos. Con ellos entramos en época visigoda.


a actividades