Ser un mecenas.

La expresión "ser un mecenas" se utiliza referidas a personas acomodades económicamente que dedica su dinero a patrocinar las artes y las letras.

La expresión se refiere a Cayo Cilnio Mecenas (69-8 a. de C.), noble romano de origen etrusco, confidente y consejero político de Cayo Octavio Turino, más adelante conocido como César Augusto. Fue también un importante impulsor de las artes, protector de jóvenes talentos de la poesía y amigo de destacados autores como Virgilio y Horacio. Su dedicación artística acabó por hacer de su nombre un sinónimo de aquel que fomenta y patrocina las actividades artísticas desinteresadamente. Tácito se refiere a él como Cilcius Maecenas, siendo posible que Cilcius fuera el nomen de su madre (An. 6. 11). Le queda el honor del abierto reconocimiento y merecida gratitud que le mostraron en sus versos Virgilio y, sobre todo, Horacio.

La figura del mecenas reapareció con fuerza en el Renacimiento.

Significado

Ser un mecenas: frase utilizada para referirse a la persona que patrocina las letras o las artes.