Pasar por las horcas caudinas.

La frase "pasar por (o bajo) las horcas caudinas" se utiliza cuando alguien tiene que soportar una gran afrenta o humillación, teniendo que hacer a la fuerza algo que no deseaba.

La frase está relacionada con los duros y frecuentes enfrentamientos que, sobre todo en el siglo IV a. de C., se produjeron entre los romanos y los samnitas, pueblo muy belicoso de la región de la Campania.

En el año 321 a. de C., un ejército romano intentó pasar los Apeninos por un estrecho desfiladero cercano a la ciudad de Caudio, llamado Horcas Caudinas. Los samnitas cortaron la salida con rocas y árboles cortados y rodearon a los romanos, que tuvieron que rendirse y aceptar las humillantes condiciones.

Apiano describe con detalle la humillación sufrida por el ejército romano: los soldados fueron desarmados y despojados de sus vestimentas y, únicamente vestidos con una túnica, fueron obligados a pasar de uno en uno por debajo de una lanza horizontal dispuesta sobre otras dos clavadas en el suelo, que obligaban a los romanos a inclinarse para cruzarlas. De este episodio, también llamado "el paso bajo el yugo", nació la expresión pasar bajo el yugo o pasar por las horcas caudinas, que significa el tener que aceptar irremediablemente una situación deshonrosa.y pasar todo el ejército.

Significado

Pasar por (o bajo) las horcas caudinas: frase utilizada cuando alguien tiene que soportar una gran afrenta o humillación, teniendo que hacer a la fuerza algo que no deseaba.