El aseo y el vestido en Grecia

 

Higiene y Cuidado corporal
El vestido masculino
El vestido femenino
Joyas y Accesorios de aseo
Actividades

Higiene y cuidado corporal

En el s. IV se dotó a Atenas de fuentes monumentales en las que llenar los cántaros. Los gimnasios tenían sus fuentes particulares para ducharse. También había en estos lugares estufas para la calefacción.

En Atenas los baños públicos existían desde el siglo V a. de C. Los clientes utilizaban unas bañeras planas con un asiento bajo en la parte de atrás, y también piscinas. En muchos de estos establecimientos parece que había salas reservadas para las mujeres, pero seguramente las frecuentarían sólo las atenienses de condición modesta, las cortesanas y las esclavas; las atenienses de la burguesía se bañaban en su casa.

Los griegos conocían también la bañera, que solía ser de barro cocido y moldeado, o se podía tallar en piedra. Las tinas y jofainas eran de barro cocido y servían para bañar a los niños pequeños. Se tenían que llenar a mano todas. Los laconizantes pensaban que los baños debilitaban el cuerpo.

En los baños públicos, los hombres, aparte de lavarse, iban a encontrarse con los amigos y a charlar. Había salas reservadas para las mujeres, pero seguramente sólo iban cortesanas y esclavas.

Los griegos no conocían el jabón. En el gimnasio se frotaban con aceite y arena, y en el baño utilizaban carbonato de sosa impuro.

En ocasiones se iba al barbero. Los griegos no empezaron a afeitarse el bigote y la barba hasta después de Alejandro. Los niños se dejaban crecer sus cabellos y en la adolescencia se lo cortaban y ofrecían a los dioses. Las mujeres en las épocas de duelo se lo recortaban.

Las mujeres se teñían el pelo para parecer rubias, porque éste era el color más apreciado. También se utilizaban postizos y pelucas. Las cortesanas utilizaban unos maquillajes más llamativos. Las mujeres utilizan las navajas para el vello, y se depilaban con el candil o por medio de pastas especiales.


El Vestido Masculino

        El vestido griego,no se adaptaba al cuerpo sino que era un vestido suelto. Solía ser un  rectángulo de tela, que envolvía el cuerpo y se sostenía mediante un cinturón, broche o algunos puntos de costura. 

Los griegos conocían la seda, el algodón, el lino y la piel de los animales. El lino se cultivaba en Asia Menor.

El vestido de un hombre solía constar de dos piezas: una interior el quitón y una exterior, el manto o himation. Los hombres no llevaban ropa interior debajo de la túnica.

El quitón podía ser dórico o jónico. El dórico consistía en un rectángulo de tela que envolvía libremente el cuerpo y a veces lo ceñía un cinturón, un broche o alguna costura. El quitón podía llegar hasta los pies; entonces se llamaba quitón poderés. Los hombres no llevaban ropa interior debajo; la túnica hacía de camisa. El jónico era de lino. Realmente, era un camisón con mangas que llegaba más abajo del codo. Servía para los dos sexos y se consideraba apropiado para personas de mediana edad.



La túnica propiamente dicha o citwvn se ataba a los hombros con prendedores o cintas, y se ajustaba mediante un cinturón. Para dormir no se quitaban la túnica, que servía de camisa durante el día y de camisón por la noche. Los niños llevaban túnicas cortas sin cinturón. 

 

 

La exómida era el mono de trabajo de los esclavos, de los artesanos y de los soldados. Era un vestido corto, ceñido a la cintura con un cinturón y al hombro con un nudo, lo que permitía el movimiento de ambos brazos.

 

 

El himatión era un paño de tela de lana de forma cuadrangular que se ponía envolviendo a la persona de tal modo que el brazo derecho quedara libre y cubierto el izquierdo. La clámide, un manto más tosco, era de los soldados, y era más abierta y flotante. Esta capa la solía utilizar los jóvenes porque permitía la desenvoltura de ambos brazos.

Para dormir no se quitaban la túnica, pero sí el cinturón. La túnica que llegaba hasta los pies servía de ornamento y para las ceremonias.

 

 

El vestido Femenino

         Es muy parecido al masculino; sólo difiere en el color y en la forma de ajustar la tela. El peplo es un chal de lana abierto, propio de las espartanas, atado a los hombros con una fíbula, que podía ser totalmente abierto por uno de los lados o cerrado con costura. Si era muy largo, podía tener un repliegue. Al peplo se le solía hacer una costura de la cadera al pie, pudiendo llevar entonces cinturón. Este peplo, aunque las más refinadas dejaran de usarlo, siguió siendo el traje de las campesinas y de la mayoría de las mujeres del pueblo, además de las esclavas

 

  

 Además del peplo, las mujeres vestían usualmente tres prendas: una especie de camisa sobre la piel (citwvnion), una túnica larga hasta los pies (citwvn), y el manto. En invierno se llevaba un chal con una bufanda sobre los hombros.


 

Joyas y Accesorios de Aseo

En época clásica, las joyas estaban reservadas a las mujeres, que llevaban collares y pulseras, pendientes y aros en las piernas. Las pulseras se llevaban en la muñeca, en el codo y en hombro. Los aros en los tobillos tenían un valor mágico.

         

En la época clásica, en la vida cotidiana, las joyas estaban prácticamente reservadas a las mujeres, excepto los anillos con chatón que los hombres utilizaban para grabar su sello (sfragís) en arcilla o cera. Las mujeres llevaban con mucha frecuencia collares, pulseras, pendientes y aros alrededor de las piernas. Entre los accesorios no hay que olvidar el abanico y la sombrilla, muy útiles en un país tan cálido y soleado como Grecia. 

Otros accesorios eran el abanico y la sombrilla, muy útil en Grecia. El abanico griego era una pantalla con mango.


     En cuanto al calzado, hemos de decir que por las calles de Atenas y por casa se solía caminar descalzo. Fuera se utilizaban zapatos y sandalias. Las sandalias eran simples suelas de corcho, madera o piel.

Había varias clases de zapatos para los hombres: el embás ( zapato de fieltro utilizado por los pobres); el coturno (especie de bota gruesa suada especialmente por los cazadores y en la tragedia), etc.

En cuanto a las mujeres, se ponían una especie de tacón entre el pie y el zapato para parecer más alta. La piel del calzado femenino se teñía de diversos colores (Negro, rojo, amarillo, blanco).

 

Por último, los sombreros. Los hombres iban con la cabeza descubierta normalmente. Sólo llevaban sombrero los extranjeros. Pero había algunos sombreros, como el pilos, de copa alta, el pilidion, que era una gorra de fieltro, el cuné (gorra de piel) y el petassos, un sombrero de alas anchas para ir de viaje.

 

Las mujeres se cubrían la cabeza con un pliegue de su túnica. El cecrífalo es un pañuelo anudado a la cabeza, no un sombrero. La tolia es un tocado redondo de alas anchas.


 

 


Actividades

  1.  Vas a confeccionar un traje griego para ti. Procura atenerte a las indicaciones que aparecen a continuación:

 

 

 

 

 

 

 

 

Este traje te servirá para varias actividades a lo largo del curso.

(Si quieres darle un toque especial, consulta los modelos que aparecen Cultura Clásica.com)

  1. Escoge cuatro elementos del vestido griego y crea un anuncio publicitario para cada uno de ellos. Cada anuncio ha de tener: